19Septiembre2018

Carros llenos de solidaridad

foto 1 art28
Tere González y Toñi Jiménez recuerdan con una sonrisa cómo hace 13 años fueron "llamadas" de alguna forma para ayudar a los más necesitados y desde entonces no han parado de tocar puertas y corazones que colaboren con la asociación Rincon Contigo, de la que son presidenta y vicepresidenta respectivamente.

Un profesor del colegio Manuel Laza Palacio, Juan José Antúnez, les propuso a un grupo de madres de alumnos, el educar a sus hijos en valores como el de la solidaridad. "Nos invitó a que nos encargáramos de la barra del colegio durante las fiestas y el dinero que consiguiéramos lo destinásemos a ayudar a familias más desfavorecidas", explica la presidenta.
Cada miércoles quedan en una cafetería, por falta de local de reunión, y abordan entre las asistentes, casi una veintena, las necesidades que pueden cubrir y las acciones que van a llevar a cabo para conseguir los buenos propósitos que caracterizan a la asociación.

Recaudan fondos para enviar carros de comida a familias, también para pagar los gastos de luz o agua de algún vecino que no pueda hacer frente, recogen ropa y también destinan una parte a proyectos que se llevan a cabo en Bolivia, donde el profesor Antúnez conoce la situación de primera mano y ejerce de intermediario.

Lo primero, la realidad más cercana

"Antes hacía menos falta aquí y podíamos dedicar más recursos a ayudar a otros países, pero ahora con la situación de crisis lo primero es nuestra realidad más cercana, el Rincón, y existen muchas familias necesitadas", comenta Toñi Jiménez, vicepresidenta de la asociación.
Hacen rifas con lo que les dan los comercios, también venden jabones de residuos de aceite, montaron una caseta en la pasada feria y hace unas semanas estuvieron pidiendo alimentos en la puerta de un supermercado. Ideas para conseguir dinero no les faltan y ganas para ayudar a los demás tampoco.
Las dos afirman que se sorprendieron de la buena respuesta que tuvo la recogida de alimentos en la puerta del supermercado, donde llenaron dos carros que después enviaron a una familia que sabían, se encontraba con dificultades económicas.

Compra por sorpresa

"Nosotras no pedimos papeles que expliquen si están en paro o lo que pagan de hipoteca, nosotras sabemos por unos y otros a quién de verdad le hace falta". De esta forma, llevan 13 años enviando carros de compra por sorpresa a las casas, cada vez que consiguen recaudar dinero.

Cuentan, que cuando llega el repartidor a casa, la gente cree que ha sido un error y algunos piensan que tendrán que pagarlo. Siempre han hecho su labor desde el anonimato, pero a finales de junio se constituyeron como asociación de forma legal para intentar recibir subvenciones que les den más margen y para poder optar a un local municipal.

De igual forma, han creado una cuenta bancaria (La Caixa 2100-2951-39-0200157585) para que quien quiera haga su aportación. “No importa si es un euro al mes, toda la ayuda es bienvenida”, especifica la presidenta.

Son muchos los que acuden a ellas para pedir ayuda, pero también los hay que se acercan para echar una mano. Bien sea una aportación económica, un asesoramiento sobre los procedimientos legales de constitución o con el diseño del logo que llevaron a la presentación en el Salón de Plenos del Ayuntamiento. “L a gente de Rincón ayuda mucho”, reconocen agradecidas las responsables de Rincón Contigo.

Esta asociación del municipio del Rincón de la Victoria, que se define como apolítica y sin ánimo de lucro se mueve por el corazón y con ello pretenden continuar con esta actividad de ayuda a los demás que falta hace siempre, pero más aún en tiempos como los que corren.

ARTÍCULOS DESTACADOS

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal