14Diciembre2018

“El flamenco de hoy es diferente del que nos atrajo”

foto 1 art27
En 1985, un grupo de 20 personas se reunían en El Mesón Los Cea para hablar y compartir su afición por el arte del flamenco. Juan García Chaparro, el ahora presidente, fue uno de los fundadores de la peña flamenca El Piyayo, que lleva el nombre por el malagueño Rafael Flores Nieto, un cantaor y guitarrista flamenco de origen gitano que vivió entre los años 1864 y 1940.

Juan recuerda sus primeros contactos con el flamenco, cuando era un niño y acompañó a su padre a comprar una bicicleta a un patio de la zona del barrio malagueño de El Perchel. “Allí había un grupo de gente que tocaban, cantaban…había un ambiente que me sedujo”, reconoce.

Los más de 100 socios de El Piyayo cuentan con una sede en lugar privilegiado por su amplitud y las vistas al mar de las que goza. En 1989 realizaron las obras de este lugar, cedido por el Ayuntamiento del Rincón de la Victoria, y desde entonces es donde realizan la mayor parte de los recitales que organizan, las cenas mensuales o los concursos, además de las clases de baile y guitarra que se imparten semanalmente.

Esta peña realiza actividades para conservar y promover los valores del flamenco tradicional, “no queremos que se vaya esa riqueza patrimonial”, afirma Juan, a pesar de que reconoce que “el flamenco de hoy es diferente del que nos atrajo”, “ahora se impone el ritmo y el compás que es más comercial, los tangos, las bulerías, pero lo importante es que sigue vigente”.

Recitales de otoño

Su temporada alta llega en los meses de otoño, con los recitales que congregan a artistas de toda Andalucía para cantar, tocar o bailar flamenco. “En épocas de bonanza se dedicaban hasta 20.000 euros, cuando ahora el presupuesto se ha reducido a la mitad”, lamenta Juan.

Carteles que rememoran esta cita anual cuelgan de las paredes de la peña, junto a fotos de artistas, entre los que destaca Camarón. “El artista hace mucho. Depende del arrastre que tenga, el flamenco estará más o menos de moda y tendrá más importancia entre la población”, comenta el presidente.

Durante el año realizan intercambios con peñas flamencas de la provincia o de otras ciudades, además celebran un día del socio, otro dedicado a la mujer en primavera y también en la temporada próxima a la semana santa, hacen especiales de saeta. Todo un amplio programa para los amantes del flamenco.

Juan, que lleva siendo presidente de la peña durante nueve años y que no falla a las citas de cada semana, reconoce que quiere tomarse un respiro y descansar. Así confirma su intención de dar relevo a alguien que traiga ideas nuevas y continúe con la labor que realiza la peña flamenca El Piyayo de poner de relieve la importancia del flamenco.

ARTÍCULOS DESTACADOS

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal