19Mayo2019

Rincón Contigo vende ropa en el mercadillo para ayudar a los más necesitados

rincontigomercadillo
Cada miércoles, la asociación Rincón Contigo acude al mercadillo de Rincón de la Victoria desde las 9.00 horas y hasta las 14.00 horas para vender ropa que les dan y con el dinero que obtienen compran alimentos frescos como la fruta, las verduras o la carne para dárselo a las familias necesitadas a las que ayudan.

"Nos dan ropa y primero se la llevan la que quieren las familias necesitadas y la que queda y está bien la vendemos en el mercadillo a precios bajos para que también aquellas personas que quieran la puedan comprar", explica la presidenta de Rincón Contigo, Tere González.

Reconoce que algunos de los clientes compran para su uso, pero otros simplemente por ayudarles y colaborar. En algunas ocasiones también han ido al mercadillo de segunda mano de Nerja, los domingos, porque les dan ordenadores, cunas...y aseguran que los extranjeros están más acostumbrados a acudir a este tipo de mercadillos y comprar.

"Tenemos que ganarnos la comida que luego damos a las familias necesitadas, pero pensamos que no solo pueden comer con leche, macarrones y aceite, también tendrán que tener carne para preparar un puchero o atún para la pasta", aclaran algunas de las miembros de la asociación que se turnan para estar en el puesto de los miércoles.

"Hay 12 meses para comer"
Desde Rincón Contigo hacen un llamamiento porque en las navidades han recibido mucha comida de diferentes organizaciones y grupos de personas, a las que están muy agradecidas, pero afirman que "hay 12 meses para comer" y que no se olviden de las familias que peor lo están pasando y aquellos que pueden sigan colaborando a lo largo del año.

La asociación ayuda a unas 65 familias aproximadamente al mes y no solo con comida sino con gastos como el pago de la luz o la bombona del gas, porque por mucho que tengan garbanzos o tomate, si no tienen fuego para cocinar, de poco les servirán los alimentos.

Actualmente tienen su sede oficial en unas casetas prefabricadas por encima del colegio Manuel Laza Palacio, en donde atienden a las familias los martes de 10.30 a 12.00 horas y los jueves de 17.00 a 19.00 horas.

El espacio se les queda pequeño y entre la ayuda de unos y otros lo van adecentado y dándole un lavado de cara. Ellas sugieren que necesitarían estanterías para poder colocar las cosas, "por pedir que no quede", son especialistas en acudir a donde haga falta porque su fin es ayudar a quienes menos tienen.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal