“Vamos a tener que estar preparados para enfermedades tropicales en las zonas templadas debido al cambio climático”

juanfranciscorufino
El Colegio Oficial de Enfermería de Málaga ha patrocinado y financiado la Guía de atención enfermera en vacunaciones que se presentó el pasado jueves 20 de marzo a en la sede de Turismo Andaluz. El autor de la Guía es Juan Francisco Rufino González, Diplomado en Enfermería, lleva ejerciendo la profesión 33 años en los Centros de Salud Palma-Palmilla, El Palo y La Luz. Además ha realizado un máster en Salud Pública y Gestión Sanitaria y es especialista en Análisis Clínicos y Salud Laboral. También es el responsable del Punto de Información Vacunal del Colegio de Enfermería de Málaga y coordinador del grupo de trabajo de vacunas de ASANEC, así como miembro de la Asociación Española de Vacunología. Actualmente se encuentra realizando el doctorado.

¿Cómo surge la necesidad de hacer una guía?

Todas las guías que conozco están hechas por pediatras pero los que vacunamos somos nosotros, los que nos encargamos del programa de vacunaciones desde captar a los
niños mal vacunados casa por casa, la adaptación de los calendarios extranjeros al nuestro, las pautas de corrección, el recibir a las familias, informarles, vacunarles...Es un manual hecho por un enfermero orientado a enfermeros y teniendo en cuenta ese bagaje y esa experiencia práctica es un salto cualitativo en la bibliografía existente hasta el momento.

¿Cuánto tiempo le ha llevado realizarla?

Los primeros capítulo son de hace 20 años. El presidente del Colegio, Juan Antonio Astorga, me ofreció la posibilidad de empezar un curso de formación de actualizaciones en vacunas del que se realizaron 10 ediciones en el colegio y se exportó a Vélez-Málaga, Melilla, Las Palmas y Madrid. Se formaron en torno a los 1.000 enfermeros y enfermeras. Con mi llegada a la Escuela de Enfermería también se impartió a los alumnos como actividad docente y desde ahí tengo material pero me ha supuesto cuatro años el poder reunir los temas y organizarlos en un ejemplar.

¿Cuál es el uso para el que está pensada?

La orientación es eminentemente practica, un elemento de consulta rápida para cualquier personal sanitario tanto enfermeros como pediatras, médicos de familia... y va a dar solución a muchas dudas habituales. Al final del libro hay una serie de ejercicios prácticos desde el control de la cadena de frío, pautas de corrección, vías de administración, cálculo de rentabilidad, cálculo de la cobertura vacunal... Cuestiones que puedan suponer una cierta conflictividad en cuanto a la decisión del profesional. También hay una serie de recortables como resumen del libro para plastificar y tener a mano en la consulta.

¿Por qué ese interés personal por el estudio y la importancia de las vacunas?

Es el programa sanitario que tiene más rentabilidad económica. Hay otras actuaciones que no está tan claro que reviertan en salud, pero las vacunas son incuestionables, cada euro que dedicas, lo recuperas con creces en el beneficio que proporciona a la salud. Se dice que es el programa estrella de la Atención Primaria porque va dirigido especialmente a la población infantil, que es el futuro de una sociedad sana.

Después de tantos años trabajando en este campo, ¿qué le falta al sistema de vacunación español?

Primeramente decir que el programa de vacunaciones cuenta con unos excelentes profesionales vacunadores, bien formados, y además, en Andalucía existe una de las mejores coberturas vacunales del mundo y eso es gracias al trabajo que estamos desarrollando los enfermeros que vamos casa por casa, prácticamente, para que traigan a los niños a vacunar y es la única manera que tenemos de que no haya epidemias de sarampión o tosferina, por ejemplo. Ahora sí, ¿qué le falta? Dinero. En España se invierte demasiado en medicamentos, sin embargo, el presupuesto en salud pública es pequeño y las vacunas reciben un porcentaje muy pequeño.

¿Para qué elementos sería necesario un presupuesto mayor?

Para incluir ciertas vacunas como la antineumocócica conjugada trecevalente, que ha estado en algunas comunidades como Madrid y se ha retirado porque no hay dinero. Hay otras vacunas nuevas que nos faltan como la del meningococo B, el último germen que provoca meningitis en la población infantil y que es causante de una mortalidad muy virulenta ya que en 24 horas se muere el niño.

¿Cree que habría que incluir nuevas vacunas debido a las numerosas migraciones de población entre países?

No tanto por eso, porque ya existen vacunas para enfermedades propias de los países tercermundistas como por ejemplo la hepatitis A o la fiebre amarilla, pero sí vamos a tener que estar preparados para la emergencia de enfermedades llamadas tropicales en las zonas templadas debido al cambio climático. Por lo tanto enfermedades erradicadas como el paludismo que desapareció en los años 40, debido a la inmigración y al transporte de mercancías entre continentes, yo pronostico que se va a volver a sufrir en unos años. En Grecia ya existen casos y en Madeira y el sur de Francia hay casos de Dengue.

Ya existen vacunas para prevenir algunos cánceres como el de cuello de útero, ¿Habrá vacunas para todo?

El campo de la investigación en la vacuna es inmenso y además del avance en lo relacionado al cáncer, también están próximas las vacunas frente a las adicciones como la heroína, la cocaína o la anfetamina, de forma que la persona que consuma va a generar anticuerpos frente al antígeno que supone la droga y no va a hacer efecto, la misma vacuna va a destruir la efectividad de los opiáceos.

Todos esos avances suponen una inversión de dinero...

Las grandes empresas que fabrican vacunas tienen sus dueños, su accionariado, sus intereses... y como cualquier empresa, están para ganar dinero por lo que intentan rentabilizar su producto en los países donde haya dinero, es decir, en países occidentales, donde su venta sea fácil. Pero sin embargo, las vacunas propias de enfermedades de países pobres no se están desarrollando a buen ritmo, como es el caso del paludismo, la tuberculosis o el SIDA y en esto el mundo debe ser solidario y hacer un esfuerzo por ayudar a los países que no tienen ese potencial económico para atraer el interés de las empresas.

¿Por qué existen grupos de población que son reacios a vacunarse por los efectos adversos?

Sí, por ejemplo la vacuna de la gripe tiene muy mala prensa y no merecida. Empezamos las vacunas en octubre y hasta Navidades, justo cuando empiezan las infecciones invernales, y es frecuente que un señor te diga que le has vacunado y ha pillado un resfriado que le ha durado tres meses y eso es totalmente falso porque sí, la vacuna provoca efectos adversos, pero son inmediatos, pocas horas después y no duran más de 24 horas por lo tanto, son otras infecciones que coinciden en el tiempo. La vacuna no solo previene la gripe, sino que en personas con patologías crónicas no las desequilibra y esto es importante ya que ese pequeño descontrol de la gripe les puede provocar la muerte por descompensación de su enfermedad o por una bacteria oportunista.

¿Qué me dice de la confusión que se creó con la Gripe A?

El problema partió de Ciudad de México donde hay tanta población que empezó a contarse el porcentaje de mortalidad y les salió en torno al 1% lo cual es una barbaridad porque hicieron una mala contabilidad de la mortalidad, del peligro que esa enfermedad iba a suponer porque en realidad no se diagnosticaron todos los casos y eso provocó que en España se crearan millones de dosis que no se utilizaron porque se generó una alarma que no fue real. Esto ha conllevado a una cierta desconfianza hacia la vacuna de la gripe en general pero en absoluto sustentada por las pruebas clínicas. De hecho ha costado un par de años remontar las tasas de vacunación.

¿Está trabajando ahora en mejoras para la guía de vacunación o en nuevos proyectos relacionados con este ámbito?

Dentro del Distrito Sanitario Guadalhorce estamos desarrollando un software, un programa informático, que va a permitir elaborar las pautas de corrección de calendarios vacunales donde con solo meter los datos del niño o niña de manera automática saldrá la pauta correctora para saber qué dosis poner o qué vacunas le faltan a niños que no han seguido el calendario de vacunas. Si conseguimos la financiación es posible que para finales del año próximo tengamos un programa que sirva no solo para Málaga y Andalucía sino para todas las comunidades.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal