Antonio Zamudio, más de 15 años en enfermería oncológica

antoniozamudio

Antonio Zamudio es enfermero desde 1995 y prácticamente desde el 98 ha estado dedicándose a la enfermería oncológica. Actualmente colegiado en Málaga, es supervisor de la Unidad de Oncología Clínica del hospital Carlos Haya. Zamudio es también vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermería Oncológica y colabora en el Plan Integral de Oncología de Andalucía.

Reconoce que es un área donde da cierto "respeto" trabajar a los enfermeros, a pesar de los avances en el cáncer y el incremento de la supervivencia de los pacientes. Antonio tiene un largo recorrido que le ha proporcionado una sensibilidad para ser el apoyo de estos pacientes y familiares, que en más de una ocasión le han mostrado su agradecimiento por el trato recibido, no solo técnico, sino humano.

¿Cuál es la labor del enfermero en el servicio de Oncología?

Como en muchas otras unidades la enfermería lo que hace con el paciente oncológico no es una labor meramente fisiopatológica, sino que tiene una atención integral con el paciente y la familia ya que una enfermedad como el cáncer tiene un impacto my grande en ese paciente y su familia tanto en el área física, psicológica, social e incluso espiritual y el enfermero es el profesional que da soporte a todas esas áreas.

Más que técnicas...

Me gusta destacar cuando tenemos alumnos que la parte técnica en nuestra profesión es la que se desarrolla como formación básica pero las habilidades y el manejo del área psicológica y social de estos pacientes es algo en lo que insisto mucho a los estudiantes. Tienen que empezar a aprender a escuchar, el paciente oncológico necesita escucha activa de los profesionales que deben saber darle soporte y ayuda en esas preocupaciones o bajones psicológicos.

¿Qué habilidades debe tener un enfermero para trabajar en esta área?

Primero unos conocimientos básicos sobre la enfermedad como en cualquier disciplina, pero fundamental debe ser un profesional con gran capacidad de escucha activa, presencia y contacto con los pacientes y la familia. Son necesarias muy buenas habilidades de comunicación y la capacidad para atender el duelo, que será una fase difícil de llevar en la que el profesional de enfermería es una figura protagonista a la hora de dar un buen soporte.

No solo se está para el paciente, sino también para la familia.

A veces incluso es la propia familia quien va a llevar el proceso, porque siempre hay una persona que va a cargar más con todo. El enfermero es quien va a brindar los cuidados a los pacientes, pero es ese cuidador informal, que pueden ser los hijos, el marido, la esposa... siempre el más cercano, que va a dar los cuidados integrales y necesita de la ayuda y la experiencia del enfermero.

¿En qué consiste la rutina de trabajo de la enfermería oncológica?

Se desarrolla en dos ámbitos diferentes: uno el ambulatorio donde la mayoría de pacientes en tratamiento acuden y donde hay un contacto intermitente y continuo en el tiempo. Es menos estresante que en la parte de ingresos, pero sí que se vive el impacto que supone el diagnóstico, los cambios que conlleva en su vida y la de su familia, en su rol, su trabajo, sus relaciones... En muchos casos la vida sufre un vuelco muy grande.

Por otro lado, está la atención en consulta de enfermería oncológica donde se valora de manera integral al paciente, donde se le va a prestar suma atención a las toxicidades derivadas por el tratamiento, se forma al paciente y la familia en el manejo y detección de esos efectos secundarios de las terapias y se hace un seguimiento en la consulta de enfermería no solo de la parte fisiopatológica, sino psicológica y social incluso con la derivación a otros profesionales si se precisa.

En la parte de hospitalizaciones sí que se realza la parte psicológica aún más porque se le añade al proceso de la enfermedad un ingreso con todo el estrés que ocasiona al paciente y la familia porque en la mayoría de los casos es por una complicación o por efectos que no se pueden tratar de forma ambulatoria o en ocasiones porque se trata del proceso final.

¿Cómo se lleva trabajar con pacientes terminales?

No es fácil trabajar en la oncología, hay que saber más que nunca utilizar la empatía pero sin cruzar ese escalón que haga los casos personales, porque si lo haces es difícil convivir en la unidad de oncología, vas a vivir cada duelo como algo personal y hay que saber cómo dar el soporte adecuado a cada paciente y familia. Cada uno es diferente y sus respuestas van a ser diferentes. Hay un gran margen de diferencia entre los pacientes, cómo lo viven, cómo se adaptan a esa fase, como lo aceptan...

¿Se utilizan prácticas de enfermería avanzada?

Fundamentalmente la consulta de enfermería es un área de enfermería avanzada, como tal se precisa de una enfermera con unos conocimientos en la materia, con un juicio clínico muy cualificado, con una serie de requisitos para poder brindar una atención de calidad. Y de forma personalizada, el profesional que más incide en la calidad de vida del paciente es el profesional de enfermería, que incide sobre el cuidado personalizado en todas las áreas del paciente.

¿Algún ejemplo?

En Málaga fuimos de los primeros en empezar la línea de tele cuidados con pacientes oncológicos que consiste en que cuando el paciente inicia el tratamiento de forma ambulatoria, recibe el primer día una llamada a casa para conocer cómo se encuentra, aunque la mayoría de los efectos secundarios no han aparecido aún, pero sí les aporta seguridad el que un profesional les llama para saber cómo están y recordares cómo tomar la medicación. Se les vuelve a llamar pasados un par de días ya que muchos de los efectos secundarios aparecen entre el tercer y el quinto día.

¿Se están desarrollando en Málaga nuevas líneas de trabajo?

Sí, se trata de un trabajo enfocado a los largos supervivientes. El cáncer es una enfermedad que se está cronificando, y el paciente que lleve cinco años libre de enfermedad, puede que le llegue el momento en que termine su fase de reconocimientos y revisiones en el hospital y tenga un alta con derivación a Primaria. Un punto álgido en el proceso oncológico porque el paciente ha tenido una sobreprotección hospitalaria y ahora se va a encontrar sin esa seguridad. Cada día ese número de pacientes es mayor y puede que nuestro modelo sanitario no tenga las mejores herramientas para dar respuesta a esa nueva etapa, un paciente que piense: "¿a partir de ahora qué?". Hay diferentes líneas en las que queremos trabajar en colaboración con otros centros de España. A través de diferentes estudios conocer expectativas y percepciones del paciente para poder brindarle un mejor soporte y cuidado en esa fase en la que se encuentran cada vez un mayor número de pacientes.

¿Y que se estén realizando ya?

Se realizan estudios de calidad de vida, en colaboración con la Unidad de Málaga metropolitana de cuidados Paliativos, tenemos algún proyecto en cuanto a la valoración enfermera para realizar una derivación entre estos pacientes de la Unidad de Oncología y la Unidad de Paliativos.

¿Existe una formación continua en el área por parte de los enfermeros?

Como vicepresidente de la Sociedad Española de Enfermería Oncológica explicaré que se trabaja en dos líneas básicas: la investigación y la formación, con programas de formación continua para los profesionales de la Enfermería. El último año se realizó desde la Consulta un curso sobre el manejo de las toxicidades de las nuevas terapias biológicas. Y está previsto realizar unos talleres de formación que mejoren la atención del enfermero al duelo, que lo realizaremos con una compañera psicóloga de la unidad de cuidados paliativos.

¿Qué le falta a la enfermería oncológica?

La especialidad, creo que es fundamental para dar un salto cualitativo importante. Tiene un altísimo nivel en cuanto al desarrollo profesional, pero la especialidad sería la posibilidad de tener una enfermera con competencias en la práctica clínica diaria, una cuestión fundamental. Es complejo ahora mismo pero es un baluarte importante. Otro pilar fundamental es evolucionar como profesión en la Investigación, porque se están dando saltos muy importantes en éste área y habría que incorporarlo como algo inherente a nuestra profesión.

¿Qué acciones concretas realiza la Sociedad Española?

De forma bianual los eventos más importantes que se realizan son los Congresos y Jornadas. Son los foros por excelencia porque son el medio de intercambio de conocimiento entre profesionales y el medio para conocer los últimos avances en la profesión. Además se trabaja en los grupos continuos en el hospital de día, en oncología pediátrica o radioterapia. Estamos elaborando un documento para dar forma a ese marco de competencias que debe tener la enfermera oncológica en España.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal