Reclamaciones a dentistas

De un tiempo a esta parte estamos observando un importante aumento de reclamaciones contra dentistas. La explicación debe estar, como casi siempre, en la coincidencia de diversas causas.


Entendemos que antes era quizá demasiado poco frecuente que un paciente demandase a un profesional de la sanidad, probablemente por desconocimiento de las posibilidades de llevar adelante una reclamación.

También es cierto que en el caso concreto de los dentistas el incremento de las reclamaciones es bastante más patente. Y particularmente las que realizan contra clínicas especializadas con cierto renombre, más que las que se hacen a profesionales "con nombre y apellidos".

Es alrededor de este tipo de empresas en donde se centran la mayor parte de los supuestos de denuncias de malas prácticas. Pero debemos aclarar que en general los servicios que prestan, tanto los dentistas individuales como los que se agrupan con una misma marca comercial, son satisfactorios.

Existen casos de atractivas ofertas publicitarias que conviene analizar debidamente. Es de gran importancia recibir adecuada información sobre los riesgos inherentes a los tratamientos, el coste total de los servicios, la calidad de los materiales utilizados y sobre el profesional que nos va a atender. Las ofertas de financiación también deben ser cuidadosamente analizadas, ya que suelen ser igualmente origen de conflictos.

Respecto a los daños ocasionados por negligencia los más frecuentes son las infecciones, la alteración en el gusto o el olfato y los que afectan a la estructura ósea (implantes).

Las reclamaciones pueden tramitarse judicial o extrajudicialmente. Los abogados normalmente buscamos una satisfacción extrajudicial antes de interponer una demanda. Para ello es de destacar la importante colaboración de los Colegios de Dentistas y de otras entidades como el Consejo General de Dentistas, la Comisión Deontológica Nacional de Dentistas y la Asociación Odontológica Dental y Forense.

Es necesario conocer que la base de una reclamación está en la prueba de la actuación negligente y en la valoración del perjuicio ocasionado. Por ello es recomendable contar con documentación detallada sobre los servicios ofrecidos y el coste de los mismos, así como de los riesgos inherentes, advertidos normalmente mediante un escrito de "consentimiento informado".

Por último, la experiencia nos demuestra que a veces las complicaciones provienen de la falta de un riguroso cumplimiento por parte del paciente de las indicaciones prescritas, por lo que es recomendable recibir por escrito las instrucciones y acudir de forma regular a las revisiones que los dentistas nos señalen.

Más información: AELAX, abogados en la Axarquía. Defensa de consumidores y usuarios bancarios. En el teléfono 951247301 www.aelax.es

 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal