La canción del mar

lacanciondelmar
Ben odia a su hermana Saoirse, quien cumple seis años y aun no ha pronunciado ni una palabra. La culpa a ella por la pérdida de su madre, pero una canción puede cambiar el curso de sus vidas, una canción que su madre cantaba...

Dirección
Tomm Moore (El libro secreto de Kells)

Impresiones
El irlandés Tomm Moore vuelve a repetir candidatura al Oscar con éste, su segundo trabajo, Song of the Sea. No hay duda que el estilo del director es minucioso, ya lo comprobamos en la maravillosa El libro secreto de Kells, y después de ella han pasado cinco años para poder disfrutar de su segundo largometraje en solitario. Si bien la primera era una cinta más adulta en cuanto a contenido, en Song of the Sea encontramos un tono mucho más familiar aunque no por ello dejamos de lado el misticismo romántico irlandés.

La genialidad de ésta película es que la podemos entender como una fábula bien narrada, bonita, pero Moore se ha preocupado por ir más allá para que el que esté de verdad interesado, indague y descubra. Tanto es así, que si buscamos información sobre los Selkies, hallaremos respuestas a algunos interrogantes libres que hallamos en la película. La fidelidad minuciosa sobre la relación de un selkie con un humano y lo que éste debe hacer con sus ropas, son tan curiosas que verdaderamente nos iluminan. Es posible que ésto sea algo que todo irlandés sepa, pero los que no somos de allí, seguramente veamos el contenido como ya he dicho más arriba, como una fábula abierta, de ahí que la indagación enriquezca la obra ofreciéndole aun más calidad.

En Song of the Sea, Moore nos ofrece un dibujo más dinámico que en su primera película aunque no deja su fiel estilo que lo hace tan especial. Lo que le pesa es el tono familiar, que no por ello está mal llevado, pero con ésta historia ha tratado de llegar a un público más general. Las rencillas entre un niño que culpa a su hermana pequeña por la pérdida de su madre y su resolución, es algo que resulta previsible, pero no lo son las formas en que ocurre, que es donde nuevamente se ve la maestría de Moore. Ese momento en el que el pequeño Ben ve el pasado de su madre en aquel bosque de pelos -literal- es emocionante. Sin embargo, a título personal, aunque la cinta me parece maravillosa y yo me decanto por su primera película, he de reconocer que el tramo final de Song of the Sea es tan sumamente tierno y hermoso, que la lágrima fácil caerá, y la difícil puede que también...

Vuelve a contribuir al añadido de emoción la fantástica banda sonora de Bruno Coulais que conjuga a la perfección cada segundo de imagen con su memorable partitura y que une como ya hizo en The Secret of Kells, la instrumentación irlandesa al completo con la colaboración del grupo Kila. En resumidas, una cinta que merecía con todas sus letras la candidatura al Oscar, pero que está un escalón por debajo de su antecesora, aunque no cabe duda que ambas son dos joyitas para disfrutar una y otra vez ante tal magistral compendio de imágenes, pedrerías y mosaicos que Tomm Moore nos regala para deleite de nuestras retinas,

Dante Martín. Nacido en Granada y criado en Málaga, ejerzo mi pasión por el séptimo arte desde la infancia. En 2008 comencé con un blog dedicado al cine en todo su esplendor hasta reconvertirlo en página web, donde se dedican secciones exclusivas a críticas, libros de cine, bandas sonoras, series, etc. Soy Director y redactor de la revista digital Cine y Bso: www.cinebso.net.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal