¿Puedo pagar con tarjeta?

datafono
Si hay un mundo que se asemeja a un bosque frondoso que apenas deja pasar la luz es el de la banca y cierto que abordarlo para su correcto funcionamiento en todos los niveles requiere de un largo camino por recorrer.

En el artículo de hoy trataré un asunto algo peliagudo y que hace referencia a una de las comisiones más impertinentes para el comercio y que posiblemente pase desapercibida para buena parte de la población. Hablamos de las comisiones del TPV o datafono.

Para situarnos, es importante saber que el TPV es un terminal destinado a negocios físicos para los pagos de sus clientes vía tarjeta de débito o crédito. Esta simple operación de pasar la tarjeta conlleva un entramado de comisiones y en ella participan hasta cinco agentes:

- Comerciante.

- Cliente.

- Banco emisor de la tarjeta.

- Banco proveedor del TPV.

- Empresa gestora de la red para los pagos. Puede ser Redsys (antes eran Servired y 4B) y Euro6000.

Y con estos agentes, se establecen tres tipos de comisiones dentro una operación de compra venta pagada con tarjeta:

- Tasa de intercambio: que es la tasa porcentual o fija que el banco emisor de la tarjeta cobra al banco proveedor del TPV en relación al precio de la operación de venta. Varía según sea Mastercard o Visa y dependiendo también del tipo de tarjeta (débito o crédito).

- Coste de procesamiento de la red: que es el pago que se cobra para el uso de red que sirve de infraestructura de los pagos de compra venta.

- Tasa de descuento: que es la comisión que cobra el banco proveedor del TPV al comercio que efectúa la venta y siempre tomando como referencia el precio de la operación.

Es sencillo llegar a la conclusión de que la tasa de descuento, está determinada por los otros dos costes y que el mayor afectado debería ser el consumidor final ya que es muy posible que el comerciante aplique un recargo en sus precios con tal de minimizar los daños en su negocio que esa tasa produce.

Con un sector bancario necesitado de nuevas reglas de juego y a su vez con la necesidad de impulsar la actividad económica la Comisión de Asuntos Económicos y Financieros del Parlamento Europeo actualmente está elaborando un reglamento para poner un tope a las tasas de intercambio de los pagos con tarjeta al no gozar de transparencia y diferir su cuota bastante según el estado miembro que se trate. Sin embargo su entrada en vigor no se produciría hasta marzo o abril del 2016. En paralelo a lo comentado, España a través del Plan de crecimiento y competitividad se adelanta a esta directiva europea y fija unos límites en la tasa de intercambio que al parecer ha pillado desprevenido a parte del sector bancario. Estos topes se pueden concretar en los siguientes puntos:

- Tarjetas de débito: 0,1% en operaciones de menos de 20 €, y 0,2% o 0,07€ en cantidades mayores.

- Tarjetas de crédito: 0,2% en operaciones de menos de 20 €, y 0,3% para cuantías mayores.

Actualmente estas tasas, fijadas por VISA y Mastercard, parten del 0,74% por operación en el tramo inicial. Es decir, supondrá un 66% de rebaja aproximadamente.

Las comisiones no afectarán a las tarjetas de pago tripartito (American Express), a tarjetas de empresas ni a las retiradas de cajeros; dejando como únicos afectados a Mastercard y Visa, aspecto que explicaría las declaraciones de fuentes oficiales de Mastercard al referirse a un posible efecto dominó que comenzaría con un aumento del precio de las tarjetas (como respuesta al menor ingreso de los bancos) que resultaría en un mayor uso del efectivo dejando como resultado final un incremento de la economía sumergida. Frente a estas declaraciones el Gobierno ya ha dejado claro, que estará prohibido el traslado de coste alguno a las tarjetas de los usuarios o a cualquier servicio que dispongan.

En el otro lado de esta contienda, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (Anged) ha defendido esta medida por ser un impulso a la competitividad de las empresas al generar en ellas un ahorro de 200 millones de € anuales aproximadamente y de 400 millones de € si consideramos el adelanto sobre la normativa europea.

Y entre estos dos extremos, los bancos supeditarán dos acciones más que lógicas:

- Incentivar un mayor uso del comercio con pagos con tarjeta para compensar los menores ingresos con un mayor volumen de operaciones. Sin embargo esta medida es realmente complicada ya que en España solo el 16,8% de los pagos se realiza por tarjeta y un 7% son de un importe inferior a 20€, situándose por debajo de la media de Europa. Y aunque en los últimos 10 años el uso de la tarjeta se ha duplicado, el factor cultural, el tipo de negocio (operaciones de venta de pequeño valor) y la economía sumergida son escollos que impiden un rápido avance en este tipo de prácticas.

- Que los bancos comiencen a cobrar por el mantenimiento de los TPV. Salvo casos concretos, lo normal es que esos terminales no sean propiedad del banco y que a la entidad le suponga un coste su mantenimiento. Es de suponer que ese gasto es trasladado al comercio mediante la comisión de descuento, si ésta se ve reducida lo más lógico es que trasladen ese gasto al comerciante mediante una cuota fija mensual (se viene haciendo cuando el comercio no opera con el TPV y por tanto no genera ingresos al banco) tal como hacen en la mayoría de los países europeos. Esta medida es la más lógica y rentable para los bancos y es más que posible que se acometa.

Y mientras tanto, ¿supondrá una bajada de precios de bienes y servicios al verse reducidas las comisiones que afectaban al margen sobre el producto o servicio?

En general la todavía escasa incidencia del uso de la tarjeta en las compras a nivel global y que muchos negocios tienen operaciones de compra venta inferiores a 20€ (culturalmente ni los comercios ni los clientes tienen asimilado usar la tarjeta para esas compras) no creo que suponga una mejora perceptible para el consumidor. Ni que decir que el comerciante no tiene por qué reflejar en sus precios una reducción de sus costes y más aun en un entorno con el IPC en torno al 0% de variación interanual. Además el posible hecho de que el comerciante deba soportar directamente el mantenimiento del TPV puede conllevar a una percepción de mayores gastos (cuando no necesariamente debería ser así porque ya soportaba ese mantenimiento vía tasa de descuento) y por ende subir más los precios, aunque todo depende del tamaño de la empresa y del importe de cada operación de venta; lógicamente a menor tamaño de la entidad e importes de venta más pequeños, se verá más perjudicada por el uso del TPV a pesar de que la normativa española también otorga el derecho al comerciante de elegir que tarjetas admitir (veremos cómo influye este derecho sobre los consumidores y su capacidad de pago si solo disponen de un tipo de tarjeta).

El resumen de todo los comentado podríamos establecerlo de la siguiente manera: las nuevas comisiones favorecerán el pago con tarjeta, aunque los bancos es más que posible que trasladen directamente el coste de mantenimiento del TPV al negocio para compensar el decremento de las comisiones (esta medida ocurría antes si un negocio no hacía un mínimo de facturación, en el caso hipotético que aquí comento sería siempre un coste fijo todos los meses), con esto y con un panorama aun verde en el uso de la tarjeta en operaciones de compra, los negocios más pequeños y con operaciones de bajo valor monetario (el poder de negociación de estas empresas frente a los bancos es pequeño y las condiciones financieras les vienen casi impuestas) no se verían beneficiados ya que deberían tener un elevado número de ventas con pagos con tarjeta para que les saliera rentable el TPV, por tanto habría que seguir esperando a que el uso de tarjetas siga aumentando en España para que estas medidas resulten beneficiosas a todo el entramado empresarial nacional.

Posiblemente para incentivar más el uso del pago con tarjeta haya que tratar dos temas: las comisiones a los usuarios por el uso de tarjetas y la economía sumergida.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal