18Octubre2018

La noche de bodas

nochedebodas
Bueno esta semana voy decidida a meteros caña, deseo, lujuria y diversión, os tengo acostumbrados a consejos e historias para la organización del enlace y del "día b", pero hoy amigos tocaremos temas candentes y llenos de pasión como es la noche de bodas.

El tiempo ha pasado y se ha encargado de modificar y evolucionar la forma de vivir y de unirse para formar una familia, ya no es lo mismo casarse hoy que 40 años atrás

En el terrenos de las bodas hay cambios buenos y algunos no tanto ya que existen ciertas etapas que al saltarlas se pierden momentos de magia, por ejemplo ya no se prepara un ajuar de noche de bodas con la misma ilusión que en los años 30, llegar virgen a la luna de miel ya no es una formalidad y la experiencia de ya conocerse sexualmente hace que algunas parejas quiten importancia al momento de pasión, ilusión y deseo de esa noche.

Antiguamente la mayor parte de los novios, mejor dicho las novias, llegaban sin estrenarse a la luna de miel y esa noche era toda una experiencia llena de tabúes, miedos, y de largos capítulos escritos en diarios íntimos, para luego contar en las tardes de té con las amigas.

Incluso era costumbre irse a mitad de la fiesta sin despedirse y estaba mal visto que los novios se quedaran hasta el final, por supuesto el motivo principal era el deseo de sentir sus cuerpos juntos por primera vez, ese instante tan esperado y recreado millones de veces en sus mentes.

A día de hoy existe una clara tendencia a dar más importancia a la fiesta, bailar hasta el amanecer y disfrutar con los amigos y familiares, y se está perdiendo la atracción y el deseo de vivir una noche única, esto es a consecuencia de llegar al lecho en condiciones de agotamiento físico y mental.

Organizar una boda conlleva meses de nervios, estrés, discusiones, decisiones... toda esta tensión desaparece al pisar la habitación y deja como resaca el cansancio. Muchísimas parejas cuentan que por fin cuando están solos ya sin preocupaciones y con la satisfacción de que todo ha terminado solo atinan a tirarse a la cama, relajarse y dormir.

Pero esto tiene que cambiar, que mejor broche de oro a un día inolvidable, que una noche de bodas que al recordarla sientas todavía tus piernas temblando.

Aquí el presupuesto no es tan importante como la imaginación y el factor sorpresa. Piensa que si te has exprimido el cerebro para ser original y sorprender a tus invitados, también tienes que dejar el listón alto en tu noche de bodas.

No importa cuántas veces hayáis sentido vuestros cuerpos unidos o si es la primera vez, hay que mimar detalles, porque os lo merecéis, os amáis y esta noche es la perfecta para demostrar que sois el uno para el otro. Intentad llegar algo sobrios, no es para nada inspirador ver a tu pareja no poder ni articular palabra, pienso que ya habrá días para ponerse las botas con la bebida.

Crear ambiente es requisito incondicional, velas, pétalos, música, aromas, soledad, solo vosotros y nadie más.

Has elegido tu vestido y traje con esmero y dedicación, pues lo mismo debes hacer con la lencería, cuida los detalles y el glamour, la ropa interior debe ser sensual sin faltarle el toque de erotismo, pero no vayas de compras a un sexshop, en principio ten claro que no será una noche de sexo salvaje y desenfrenado, siento decirte que no tendréis muchas energías.

Por ejemplo hay unas braguitas diseñadas con un efecto para sorprender; a la vista son súper sensuales y sencillas, pero tienen el mismo juego que tiene tus piernas al abrirse y cerrarse, es decir si tus muslos están cerrados las dos partes que componen la braga están unidas, pero si tus piernas se separan también lo hace la braga, logramos llevar a nuestra pareja en pocos segundos de la inocencia y sensualidad a erotismo y deseo.

No dudes en filtrar un bailecito para bajar un poco los niveles de nerviosismo de tu pareja y pintar unas sonrisas en su cara, pero por favor estimado novio no te pongas el vestido de novia, no es la noche de Halloween y solo lograrás un efecto traumático a posteriori para ambos.

Una imagen súper romántica, sensual y delicada puede que sea hacer el amor con el traje de novia, piensa que será la última vez que lo llevarás puesto y habrá que amortizarlo hasta el último momento.

Hay que ser creativos, pero sin pasar la frontera, podéis tirar de la ayuda de aceites, geles para masajes, frases calentitas; la corbata del novio puede dar mucho juego, y es algo que con el paso del tiempo te traerá recuerdos y puede establecer entre ambos un código sexual que dará pie a momentos especiales.

Aunque los juguetes sexuales suben los niveles de erotismo, y son perfectos aliados para no caer en la rutina, creo personalmente que el kit de Bondage es algo que tenéis que dejar de lado para tu noche de bodas.

Si queréis innovar es una buena noche para poses que creen momentos de complicidad, busca aquellas que vuestros rostros estén en contacto, con poco esfuerzo llegaran al extremo placer porque estáis compenetrados no solo piel con piel, sino que cuerpo y mente son uno cuando os miráis el uno al otro.

Experimentar en la noche de bodas en su justa medida si ya has probado sexo oral, anal y sus variaciones y te ves preparada pues adelante, sino ahórratelo, no es algo imprescindible y podéis practicarlo en otro momento, lo importante de esta noche no es la cantidad sino la calidad de sentimientos, pasión, ternura y magia que juntos podéis alcanzar.

Resumiendo aunque estéis agotados, no dejéis que sea una noche más, la recordareis toda vuestra vida y de vosotros depende que sea un momento memorable, sino tenéis energías para hacer el amor, tampoco será el fin del mundo, pero no olvidéis sentirse el uno al otro con caricias, miradas, mimos, masajes y muchos besos, expresarse vuestro amor y dormir abrazaditos toda la noche.

¡¡¡Feliz luna de miel!!!


Ceci Correnggia. Es natural de Montevideo (Uruguay) aunque afincada en Rincón de la Victoria desde hace años. Tiene cursos realizados de planificación y gestión de eventos, banquetes de bodas, marketing y relaciones públicas, entre otros. Atesora más de 15 años de experiencia en la organización de eventos, sobre todo bodas y comuniones.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal