24Marzo2019

La otra mecanógrafa, de Suzanne Rindell: la historia de una obsesión

laotramecanógrafa600x400

Nueva York, primer cuarto del siglo XX. La vida de Rose, la mecanógrafa de la comisaría del distrito de Lower East Side, transcurre sin sobresaltos. Sin embargo, la implantación de la Ley Seca y la llegada de una nueva compañera romperán su monótona vida. Y es que Odalie, la última en llegar al equipo, es como el alcohol prohibido: su pelo a lo garçon, sus conjuntos y complementos a la última moda y su elevado poder adquisitivo ejercen una poderosa atracción a la que sucumben todos los de la comisaría, pero de un modo especial la protagonista de esta novela.

La otra mecanógrafa, debut de Suzanne Rindell, es la historia de una obsesión. Ni más ni menos. Desde el principio, el lector sabe que Rose, quien cuenta los hechos, está recluida en algún lugar. Puede hacerse una idea de dónde, pero no tanto del porqué. Sí, Odalie juega un papel esencial, pero ¿de qué modo? El misterio no se resolverá hasta cerca del final, pues todo se desvela poco a poco.

La voz narrativa tiene fuerza. En ocasiones, el personaje principal apela directamente a quien lee las páginas del que parece su diario. La prosa está muy cuidada, es elaborada, pero sin ser cargante. Abundan las descripciones, pero estas son necesarias para comprender a Rose y Odalie, pues desvelan la personalidad de la primera, es una joven inteligente, muy observadora y meticulosa. La ambientación además, esa ciudad de los rascacielos en la que imperaba la Ley Seca, mientras que en las trastiendas lo prohibido corría con más intensidad que antes de ser ilegal.

Estamos ante unos personajes femeninos complejos que bien merecen la pena conocer. Sus caracteres son opuestos, y están muy bien construidos: ¡qué lejos están de esos personajes planos que tan poco me gustan!

Al conocerse los hechos solo a través de la voz de Rose, el lector no sabe si aquello que ella cuenta es cierto o no. Conforme uno va conociendo a la protagonista, se da cuenta de que hay cosas que no son normales en su comportamiento. De este modo, la cordura y la locura van de la mano. Por otro lado, resulta interesante cómo la autora maneja los sentimientos de Rose, que a páginas llega a mostrar sentimientos contradictorios, dando pie a que sea uno quien decida: hay ambigüedad sexual.

En definitiva, una interesante obra, quizá poco original, pero muy bien escrita, con unos personajes femeninos fuertes y distintos que se mueven en el Nueva York de las prohibiciones, una ambientación que logra con creces la autora.

FICHA TÉCNICA:
La otra mecanógrafa, de Suzanne Rindell
Lumen
Adultos
384 páginas
21,90 €

Marina García. Nací en la primavera de 1988 en Málaga, ciudad que me ha visto crecer y que ha sido testigo de mi romance, al principio pausado y después apasionado, con el mundo de las letras. Estudié Periodismo, pero como desde que tengo uso de razón me ha gustado mucho enseñar, me preparé para poder ser profesora de Lengua y Literatura. He realizado un Máster en Gestión del Patrimonio Literario y Lingüístico. Hace cinco años, además, decidí compartir esa bonita pasión por las letras a través de un blog, El Devorador de Libros.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal