Cuando nos queramos

keithanita
Cuando nos queramos dar cuenta, quizá sea demasiado tarde. Me asusta que cuando nos queramos sentar al banquete tenga sabor a postre. Y que, cuando nos queramos interpretar el uno al otro, no queden más funciones, focos ni estrellas. Tan sólo melodrama. Porque cuando nos queramos maquillar de mañana, a lo mejor únicamente sabemos pintar el ayer. Y cuando nos queramos buscar sobre los mapas, tal vez ya no me encuentre en ningún sitio. Ovillado dentro de tu laberinto. Cuando nos queramos sorprender, temo que sintamos cansancio de tanto asombro. Aunque hoy todavía me gusta que, pese a nosotros, no abandonemos. Somos ilusiones. Esperanzas de un tiempo cuando nos queramos.

Si quieres leer otros cuentos, visita el blog El periodista salvaje:
http://elperiodistasalvaje.blogspot.com.es/

 

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal