10. Veneno I

Veneno (Parte I…)

Acudí a su casa aquella noche porque él me lo pidió y porque era mi amigo y porque me necesitaba, me pidió auxilio y yo corrí en su ayuda. Lamenté y aún hoy lamento su muerte, con la que nada tuve que ver o eso quiero creer (al menos, de manera directa), pero no me atrevo a asegurarlo, ya que vago a la deriva en un inmenso mar de dudas... Si tienen un poco de paciencia, les contaré mis inquietudes y más negras sospechas. No pienso omitir ningún detalle, serán ustedes los que juzguen y repartan culpas, los que decidan o, por el contrario, los que tilden estas líneas de disparate o de burda mentira. Eso dependerá de cada cual.

Leer más...

  • Escrito por EL PERIODISTA SALVAJE· ILUSTRACIÓN: ALICIA MULA
09. La perfección ferroviaria

La perfección ferroviaria

En fechas recientes he viajado en tren, por diversos motivos me he visto obligado a tomar varios y en uno de ellos, el que precisamente cubría el desplazamiento más largo, me contaron la historia que a continuación reproduzco. Pese a lo fantasioso e hiperbólico del relato que me fue narrado, el episodio es verídico o eso opino yo, y quizá me agarro a ello porque siempre me ha gustado tener fe en lo improbable y en lo aleatorio; no lo sé, la verdad...

Leer más...

  • Escrito por EL PERIODISTA SALVAJE· ILUSTRACIÓN: ALICIA MULA
tengotunumero

Tengo tu número, de Sophie Kinsella

Poppy pierde su valioso anillo de compromiso a sólo unos días de su boda, y para colmo le roban su móvil, que viene a ser casi todo para ella.

Leer más...

  • Escrito por MARINA GARCÍA
nubesdeketchup

La adolescencia teñida de negro en Nubes de kétchup, de Annabel Pitcher

La Chica de los Pájaros, el Chico de Ojos Castaños, un gran secreto entre ambos y un cielo rojo como la sangre. Tras Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea, Annabel Pitcher vuelve a conquistar a los lectores con Nubes de kétchup.

Leer más...

  • Escrito por MARINA GARCÍA
Unadefantasmas

Una de fantasmas

Hace ya tiempo que esto no me sucede pero otrora me ocurría cada noche y él o mejor dicho su fantasma, cuando ya era una hora muy tardía y yo me encontraba dando cuenta de los penúltimos bocados de mi frugal cena mientras por televisión pasaban alguna película que observaba con escaso interés o tal vez, en vez de eso, cuando yo me hallaba leyendo o trabajando en algún artículo para el periódico a la par que terminaba de comer, él o de forma más puntillosamente correcta su fantasma se corporeizaba en mitad del salón y empezaba su espectáculo o show diario, una función consistente en deambular de un sitio a otro de la estancia, en plantarse delante del televisor impidiéndome la visión nítida, en hablar a viva voz y contarme cosas que yo no quería saber o conocer, en sentarse en el sillón enfrente de mí al otro lado de la mesa y, bajo la tenue luz amarillenta que la lámpara proyectaba y que le dotaba de brillo y de determinada transparencia opaca, contemplarme con ojos espectrales, mirarme con aire admonitorio a la espera de una reacción por mi parte, de una señal que le indicase que había percibido su llegada, que estaba dispuesto a soportarle una velada más.

Leer más...

  • Escrito por EL PERIODISTA SALVAJE· ILUSTRACIÓN: ALICIA MULA
Estrellafugaz

Estrella fugaz

Anoche vi una estrella fugaz y pensé en ti, canta de vez en cuando Bob Dylan con su voz que gira y gira por el ancho mundo de forma imposible, con su voz bañada en un mar de nostalgias y desamores. Por lo general, las nostalgias dormitan hasta que se las despierta. Sepultadas en rincones a menudo poco accesibles, se acumulan unas sobre otras en permanente estado de hibernación, expectantes ante la remota e improbable llegada de la mano que las sacará de su sopor y las volverá de nuevo presentes y con peso.

Leer más...

  • Escrito por EL PERIODISTA SALVAJE· ILUSTRACIÓN: ALICIA MULA

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las 'cookies'. Ver texto legal